Una ciudad libre de residuos

Mujeres en Hoi An abordan el problema de los desechos urbanos a través de la innovación y la promoción.

[object Object] [object Object]

Hoi An, la excepcionalmente bien conservada ciudad portuaria declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, recibe más de 20 millones de visitantes. Esta afluencia de turistas tiene como consecuencia enfrentar la descomunal tarea de eliminar 27.000 toneladas de residuos sólidos al año.

Solo en 2016, más de 21 millones de turistas visitaron la ciudad de 120.000 habitantes, que equivale a 175 turistas por residente al año. La creciente industria del turismo produce unas 75 toneladas de residuos sólidos al día.

Los problemas relacionados con la recogida insuficiente y la eliminación inadecuada de estos residuos se han ido agravando durante años. Como resultado de ello, la tierra y los arroyos de la ciudad estaban cada vez más llenos de basura, amenazando el medio ambiente y la salud de las comunidades.

Si no se recogen de manera adecuada, los desechos de la ciudad eventualmente llegan a los océanos, alcanzando repercusiones ambientales a nivel mundial.

Para abordar este problema, con el apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) del FMAM, el Sindicato de Mujeres de Hoi An ha creado un plan de gestión de desechos a largo plazo que fomenta el desarrollo sostenible de la ciudad, a la vez que preserva su patrimonio cultural. En 2010, en estrecha coordinación con la Oficina de Recursos Naturales y Medio Ambiente de Vietnam y la Agencia de Obras Públicas, el Sindicato de Mujeres puso a prueba un proyecto piloto del PPD del FMAM denominado "Socialización de la gestión de los desechos sólidos en Hoi An".

El proyecto no solo permitió establecer con éxito un sistema de recogida, clasificación y eliminación de residuos en Hoi An, sino que también logró crear empleos para un grupo de mujeres pobres, lo que fortaleció el tejido social de la comunidad.

“Además de gestionar los residuos, estas mujeres se han convertido en orgullosas defensoras del medio ambiente”, dijo Le Phuong Duc, presidenta del Sindicato de Mujeres de Hoi An. “Su contribución a la ciudad es muy reconocida, esto les ha dado más confianza para participar activamente en su comunidad e incluso han formado grupos de protección ambiental”.

Nguyen Thi Lien, recicladora, era incapaz de conseguir empleo, ya que su capacidad para realizar trabajo agrícola intensivo se deterioraba con la edad. El plan de gestión de residuos en Hoi An le permitió encontrar un trabajo adecuado a sus necesidades:

“Mi vida ha cambiado en gran medida. Las mujeres estamos muy felices y trabajamos duro juntas. Nos gusta mucho nuestro trabajo”.

Reduce, reutiliza, recicla

La promoción fue otro componente del proyecto y demostró ser fundamental para lograr impactos ambientales positivos. Una campaña sobre gestión de residuos domésticos en eventos culturales locales, en la radio y en la televisión, así como un diálogo continuo entre el Sindicato de Mujeres y las principales partes interesadas, han contribuido a reducir la cantidad de residuos que terminan en los vertederos en más de un 70%.

El cambio favorecido por el proyecto logró tanto objetivos ambientales como de desarrollo. Con el apoyo del PPD del FMAM, el municipio de Cam Thanh en Hoi An se ha convertido en un ejemplo de estrategia para abordar el problema de los desechos urbanos, que ahora se está ampliando a nivel provincial. Cinco años después, el proyecto sigue beneficiando a las mujeres, los hombres, los niños y los visitantes de la ciudad, a la vez que protege nuestro medio ambiente a nivel mundial.

En virtud del proyecto, los residuos ahora se clasifican en tres categorías: reciclables, biodegradables y persistentes, y se eliminan de manera adecuada. Los residuos biodegradables se convierten en abono a nivel doméstico, que luego son utilizados por los agricultores locales en pro de una agricultura sostenible. Los residuos plásticos, metálicos y otros residuos reciclables se recogen y venden a instalaciones de reciclaje, mientras que el gobierno local recoge y elimina los residuos.

[object Object]

Disponibilidad de crédito

Un plan de crédito rotativo otorgó préstamos a los miembros de los grupos y permitió que el programa de manejo de residuos fuera viable. Ello favoreció la compra del equipo necesario, incluidos carretillas y bicicletas. En el marco de su plan innovador, el Sindicato de Mujeres aumentó la cantidad de desechos reciclados, así como sus propios ingresos.

Pequeñas donaciones = gran impacto

Desde 1998, el Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) ha brindado apoyo a más de 200 proyectos en Vietnam.

El PPD apoya a las comunidades para que demuestren, desplieguen y transfieran herramientas y enfoques innovadores en favor de la gestión de productos químicos y desechos nocivos. La sensibilización de los ciudadanos y la creación de redes a nivel nacional y mundial son herramientas clave en los esfuerzos por garantizar prácticas y productos más respetuosos con el medio ambiente, con el fin de reducir los riesgos de exposición a productos químicos y desechos tóxicos y peligrosos.

A través de la creación de alianzas y redes, el PPD vincula las experiencias locales en materia de productos químicos y desechos, y favorece el diálogo a nivel mundial sobre políticas, lo que conduce a un mayor impacto de las políticas.

Para obtener más información sobre los proyectos apoyados por el PPD en Vietnam, visita la página del PPD en Vietnam.

Para saber más sobre este proyecto, visita el perfil del proyecto PPD: Socialización de la gestión de residuos sólidos en Hoi An.

Visita el sitio web del PPD para obtener más detalles sobre el Programa de Pequeñas Donaciones.

[object Object]

Andrea Egan, Ana Maria Currea, PNUD Vietnam / Fotos: Ana Maria Currea, PPD y PNUD Vietnam, fotos adicionales cortesía de ONU Vietnam